Compliance penal

Compliance penal

Compliance penal

Abogadea Abogadea
Publicado el 10/12/2017

Los sistemas o programas de compliance penal son modelos de organización y gestión que, principalmente en el seno de una persona jurídica y formados por un conjunto de medidas y protocolos de vigilancia y control, tienen como finalidad prevenir la comisión de delitos, o reducir de forma significativa la misma.

Desde la reforma del Código Penal llevada a cabo en 2010 y, más concretamente, desde la modificación acometida en 2015, multitud de empresas y compañías están comenzando a solicitar la implementación de estos modelos como salvaguarda ante eventuales responsabilidades penales, lo que ha provocado un notable aumento en la demanda del servicio profesional.

Implementar un plan de gestión del riesgo penal es fundamental, no sólo como eventual eximente, sino para un mayor control interno.

¿Qué requisitos deben cumplir estos programas?

De acuerdo a lo recogido en el artículo 31bis del Código Penal, los modelos de compliance penal deben de contener:

- Identificación de las actividades en cuyo ámbito puedan ser cometidos los delitos que deben ser prevenidos;

- Establecimiento de protocolos que concreten el proceso de formación de la voluntad de la persona jurídica, de adopción de decisiones y de ejecución de las mismas;

- Disposición de modelos de gestión de los recursos financieros destinados a impedir la comisión de los delitos que deben prevenirse;

- Imposición de la obligación de informar de posibles riesgos e incumplimientos al organismo encargado de velar por el adecuado funcionamiento y observancia del programa;

- Establecimiento de un sistema disciplinario que sancione adecuadamente el incumplimiento de las medidas establecidas;

- Realización de verificaciones periódicas del modelo, y de sus modificaciones, cuando se pongan de manifiesto infracciones relevantes, o cuando se produzcan cambios en la organización, en la estructura de control y/o en las actividades desarrolladas.

¿Cuáles son sus ventajas?

Las ventajas y los beneficios que comporta tener un modelo de gestión y organización de prevención de delitos son incuestionables. A estos efectos, tal y como establece el Código Penal en su actual redacción, el haber adoptado y ejecutado eficazmente un modelo de organización y gestión adecuado para prevenir delitos de la naturaleza del que fuere cometido, o para reducir el riesgo de su comisión, puede llegar incluso a eximir de responsabilidad penal a la persona jurídica, dependiendo de las personas que hubieren cometido dicho delito.

Y no sólo eso, sino que, además, un buen sistema de compliance penal ayudará a nuestra compañía en los procesos de gestión y, especialmente, de toma de decisiones; mejorará su imagen y buenas prácticas, reforzando el correcto y adecuado gobierno corporativo; e incluso podrá mitigar y/o reducir eventuales multas y sanciones impuestas. Sin duda un extremo a tener muy en cuenta.

AVISO DE CONTENIDO Abogadea no se responsabiliza de las opiniones, comentarios o contenidos de las entradas. Por favor, no dudes en reportar cualquier contenido inapropiado enviando un e-mail a info@abogadea.com.